FANDOM


Ray (レイ, Rei) es uno de los protagonistas de The Promised Neverland. Creció en el orfanato Grace Field House sabiendo lo que pasaba en él.

AparienciaEditar

Ray es un chico de 1,50 metros de estatura. Tiene el pelo de color negro, al igual que sus ojos. En el cuello tiene tatuado el número 81194.

Perdió su oreja izquierda durante el escape de Grace Field House y usa una venda para evitar que se infecte

Vestía el uniforme genérico que llevan todos los chicos en Grace Field House, una camisa y pantalones blancos con unos botines marrones. 

PersonalidadEditar

Ray es alguien solitario e introvertido, le gusta estar tranquilo, pero el hecho de estar rodeado de gente le hace feliz también. Es muy inteligente, tanto que lo llaman la enciclopedia humana.

Cuando se trata de elegir, Ray es alguien que tira la toalla muy rápido por lo que necesita apoyo para sostenerse y no caer muchas veces. En situaciones límite, toma elecciones drásticas, tanto que le da igual si a él le pasa algo, y muchas veces se obsesiona con algo si no le ve solución.

HistoriaEditar

Ray preparó el desayuno junto a Norman, y tras rezar y comer, tuvo tiempo libre. Él lo pasó leyendo bajo su árbol preferido, y pasado un tiempo, cuando vio a Emma, le dijo que esta vez había hecho un record escondiéndose de Norman, y que él la atrapa siempre por las tácticas que usaba. Por la noche, Ray le avisó a Emma de que si quería ir a darle el peluche a Connie, que fuese al portón dado que vio unas luces prendidas allí.

Tras unos días, Norman y Emma le contaron a Ray lo que habían descubierto. Hablaron sobre todo lo que sabían con él, y Ray le dijo a Emma que era imposible escapar con todos, pero ella afirmó que tenía que haber alguna manera de hacerlo. Ray se apartó junto a Norman, y este le dio a Ray que vio a Emma llorar, pero no por su vida, sino por la de su familia. Ray le siguió replicando a Norman, y él le dijo que hacía todo eso porque amaba a Emma, porque quería verla feliz.

Ray les mostró a Emma y Norman un libro, y les habló de que en treinta años, el mundo cambió radicalmente, pero que podría haber aún una civilización humana.

En los días posteriores, Norman junto a Emma y Ray se puso a buscar información que les ayuda a escapar, llegaron entre los tres a la conclusión de que habría más orfanatos, que el rastreador se encuentra en la oreja, además pactaron entrenar a los demás niños mientras jugaban, con un juego llamado encantados. La hermana Krone se unió al juego, y por lo que ocurrió, tuvieron claro que al escapar lo harían por grupos, también llegaron a la conclusión de que había un espía entre todos los niños; quedaron en escapar el ocho de noviembre.